viernes, 29 de marzo de 2013

FALTÓ Y FALTA SERIEDAD


               Si, es cierto, en el naval de nuestra Ría faltó – y en algunos casos sigue faltando – prudencia, mucha prudencia. En los últimos tiempos hubo quienes vivieron en una nube y esa falta de cordura les llevó a vivir de espaldas a la realidad. Reinó el exceso de optimismo, y con él, llegó la insensatez y eso, fue lo que hizo que se terminase cayendo  en la situación actual que al fin y al cabo, no es otra cosa que el producto de la irresponsabilidad de unos pocos. Una irresponsabilidad, que no gozó precisamente de la característica de la exclusividad, sino más bien, de todo lo contrario, pues fue claramente una irresponsabilidad compartida. 

La dirección de la compañía por su más que manifiesta incapacidad para la consecución de nuevos contratos. La Sepi, por su falta de transparencia y continuos engaños sobre sus verdaderas intenciones respecto al Dique Flotante y quien sabe si también con respecto al futuro de la empresa. El gobierno del Estado por su extrema pasividad ante la situación que generaron los acuerdos del 2004 y los sindicatos, por minimizar la situación del astillero de Fene y negar persistentemente la mayor.

Ahora si, ahora y como se suele decir, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, es decir, el tema del Dique Flotante, es cuando parece que todos entienden que el quid está en poner fin a las restricciones que hay en materia de construcción civil. ¿Será verdad que ahora hay voluntad de hablar en serio con Bruselas? Esperemos que así sea, aunque confianza, por lo que unos y otros llevan demostrado, no se puede tener mucha.

El presidente de la Sepi dice ahora que van a intensificar el área de Reparaciones. Pero para eso hace falta, entre otras cosas, lo que tantas veces estuvo negando él y su equipo ¿O no?. Dice también que hay que recuperar el sector civil, sin embargo, hasta ahora nunca intentaron que desde el gobierno de España se hiciesen consultas formales ante Bruselas. Es más, todavía a día de hoy dice que si se está en esta dinámica es por la presión social. ¿Pero cómo vamos a confiar en lo que éste hombre nos diga?

La dirección de Navantia dice que tiene puestas sus miras en el mercado del sector eólico. ¿Pero qué hicieron con Turbinas? Incluso cuando se dieron los primeros pasos en la eólica marina, se hizo firmando un acuerdo con Acciona Energía (Julio del 2011) para poner en marcha dos proyectos de I+D+i, que requerían estructuras flotantes, para fabricarlas en las plantas gaditanas. ¿De qué están hablando ahora?

El gobierno dice que ante la UE manejará, el elevado nivel de desempleo, la destrucción del tejido industrial y el incremento de la pobreza que se está produciendo en la comarca. ¿Pero todo esto es nuevo en la comarca? ¿Es que Ferrolterra se degradó social e industrialmente en los últimos dos años? Creo de verdad que el gobierno no se entera de lo que pasa en esta comarca, y buena prueba de ello, lo fueron las recientes y desafortunadas declaraciones que el ministro Montoro hizo en el Congreso respecto al trabajo y ocupación que hay en Navantia Ferrol.

Y los de más allá, incluso  no tuvieron ni el más mínimo problema en asegurar (digital 20minutos.es en Marzo del 2010) que el astillero de Fene, ni estaba infrautilizado ni tenía instalaciones ociosas. ¿Increíble no? Pues por eso y ante todo esto, ahora no es fácil tener confianza.

Posibles acuerdos tácitos aparte, lo que con el sector naval de nuestra Ría ocurrió, fue un poco de lo mismo de lo que sucedió con el mercado inmobiliario. Durante un tiempo vivimos envueltos de una cierta euforia que lo que hizo fue hacer caer a determinados entes en la relajación. Con contratos para 5, 6, 7 y más años de ocupación, la tensión se rebajó, y con ella, cierto nivel de preocupación, y eso sin duda ayudó a llegar a la actual situación.

Ahora la situación es realmente muy complicada. No obstante, de ella podemos salir, aunque para ello, es necesario que trabajemos todos juntos y en el mismo sentido. Sabemos que tenemos amparo legal en las mismísimas normas jurídicas que rigen los principios de la Unión. Y siendo esto así y lo es, hagamos pues que se ponga, por parte de quien corresponde, la voluntad política necesaria para la búsqueda de soluciones. 

 

miércoles, 20 de marzo de 2013


  ¿PERO QUÉ TIENE QUE  ACLARAR LA UNIÓN EUROPEA?

 

¿Por qué tiene la Unión Europea que dar explicaciones sobre el sector naval o como en éste caso sucede, sobre el proyecto del Dique Flotante que se reivindica en la Ría de Ferrol, cuando con quien habla no es con una entidad oficialmente reconocida por la Comisión para tratar el asunto ante los organismos oficiales de Competencia? ¿Pero cuándo dio la U.E. explicaciones de contactos mantenidos de forma INFORMAL? ¿Recuerda alguien acaso, en esta comarca, que la Comisión diese cuenta del encuentro que mantuvo con un representante de Rumbo 21 en Diciembre del año 2008? 

Yo sinceramente creo que, quienes tienen que hablar y dar explicaciones, son precisamente quienes, aún debiendo haberlo hecho, nunca las dieron hasta ahora. Los gobiernos (con mayoría absoluta o de coalición) del PP y del PSOE en Madrid y las centrales sindicales CC.OO, UGT y USTG. Es decir, los firmantes de los acuerdos (unos en Madrid  con la Sepi y otros en Bruselas en el seno de la Unión Europea)

La encrucijada en la que se encuentra el sector naval en nuestra Ría y dentro de ella, el demandado Dique Flotante, tiene más de una única ramificación. De entrada tendríamos que preguntarnos ¿Quiénes dirigen Navantia son realmente  personas cualificadas para ello, o son meros comparsas de quienes les colocaron ahí? Es cierto que la situación de la empresa ya no era buena cuando ellos llegaron a la dirección, pero es que desde que ellos llegaron ( Ramón Aguirre a la Sepi y los Srs. Revuelta y De Rábago a Navantia) la compañía no deja de ir a peor.  Y  van tan mal las cosas, que uno ya se pregunta si toda esta trayectoria será fruto de la incompetencia de las personas que están al frente de la empresa o si responderá a una hoja de ruta previamente trazada y acordada para finiquitar a todo el sector naval de este país.

Y es que aquí parece, y digo parece, como si hubiese un acuerdo tácito entre determinados protagonistas y de ahí, esas posturas que, en algunos casos, más bien parecen auténticos paripés. ¿Hay quién pueda explicar, razonablemente, como es que no somos competitivos para construir un buque militar, que es en donde somos referencia mundial, para Noruega y lo seamos para construir un buque flotel (el primero en la historia del astillero) teniendo que competir con astilleros de todo el mundo?¿Puede el gigante Navantia ponerse a la altura de Barreras, trabajar a su nivel y en igualdad de condiciones y tener  además beneficios? Yo creo que no. Por tanto, está claro que hay cosas que cuando menos son extrañas y que se hacen necesario explicar. Sobre todo, esta última de trabajar en niveles de rentabilidad.

Ahora, estos últimos días, se le está dando especial relevancia a las respuestas que, tanto el Comisario Joaquín Almunia como algunos de sus colaboradores en la Comisión, dieron a las preguntas realizadas por el diputado Antolín Sánchez Presedo, y la verdad , es que por lo respondido, no nos tendríamos que alarmar de nada. ¿Pero cómo nos van a sorprender las respuestas del Comisario Almunia, si quienes hicieron la consulta fueron la Xunta y la Sepi, y además, de MANERA INFORMAL. Pero por favor, ¿Cuando nos vamos a querer enterar de que el único interlocutor válido ante la Unión Europea es el Gobierno de España y nadie más?

¿Cómo es posible que Navantia, por boca de su presidente, José Manuel Revuelta, dijese en la última reunión de la comisión del Dique, celebrada en A Coruña, que la empresa renunciaba al Dique tras hacer una consulta no vinculante en Bruselas y que aquí no se pronuncie nadie?

En España, Galicia y Ferrolterra, los primeros que nos tenemos que aclarar somos nosotros, los españoles, gallegos y ferrolterranos. Y una vez hecho eso por nuestra parte, entonces llegaría el momento de pedir aclaraciones a los demás, incluido, como no, al Sr. Comisario de la Competencia D. Joaquín Almunia.

viernes, 22 de marzo de 2013

Aguirre anuncia ajustes salariales en Navantia por la “crítica” situación





| Actualizado 22 Marzo 2013 - 05:42 h.
ramón aguirre



El presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, compareció ayer “por sorpresa” en el Congreso para explicar la situación de Navantia y anunciar un Plan de Competitividad y Viabilidad “para evitar entrar en esta situación crítica provocada por la subactividad ante la falta de pedidos y de carga de trabajo durante los últimos siete años”.

 El plan contempla medidas relacionadas con el organigrama de la empresa, el refuerzo de la unidad comercial –ya se ha triplicado el número de efectivos–, la apertura de nuevas oficinas comerciales en el exterior (6) y un plan de ahorro “para la gestión de los recursos humanos y la reducción de pérdidas”. Si estas no bajan, dijo Aguirre, habrá que disminuir el capital social de la empresa. Entre las medidas anunciadas por el presidente de la SEPI están también la diversificación de la línea de negocio para superar la elevada dependencia de Defensa y la apuesta por las áreas de sistemas, intensificación de la de reparaciones y recuperación del sector civil. El eólico es otro sector en el que tiene puestas sus miras la compañía pública.

Pero fue la cuestión relacionada con la negociación de un nuevo convenio colectivo la que despertó las alarmas entre los grupos de la oposición. Aguirre señaló que el objetivo será buscar la estabilidad de los puestos de trabajo, pero añadió que ante la situación crítica de Navantia seguramente habrá que realizar ajustes en las retribuciones.

El presidente de la SEPI se refirió también al contrato de Pemex y aseguró que las “tres cláusulas de cumplimiento” de Navantia se han materializado con las cinco visitas del área comercial a ciudad de México y la presentación de los avales técnicos y bancarios “a satisfacción del armador”.
Por lo que respecta al dique flotante, Ramón Aguirre indicó que la consulta “informal” a la Unión Europea se realizó el 27 de noviembre y de esta se deduce que “el incremento de la capacidad resultante de esta inversión sería contrario a las restricciones impuestas a España en 2005”, así como que su financiación sería considerada una ayuda del Estado, que incumpliría, por lo tanto, los términos del veto.

Fue en la reunión del 4 de marzo con alcaldes y sindicatos, dijo, cuando se decidió pasar a la consulta formal a Bruselas. Una vez que se ha decidido plantearla, sin embargo, se trabaja para ampliarla a la cuestión del veto y de ahí que se estén realizando consultas a los Ministerios de Asuntos Exteriores, Industria y Hacienda para iniciar estas actuaciones de cara al levantamiento de las restricciones europeas y ver sus consecuencias. El elevado nivel de desempleo, tanto en Ferrol como en San Fernando, la destrucción de tejido industrial y el incremento de la pobreza serán argumentos que manejará el Gobierno para pedir el fin del veto.

Durante su intervención, el presidente de la SEPI se refirió también a la difícil situación de partida de Navantia que se encontró cuando llegó al holding público e incidió también en que el grupo operaba en el mercado con unos precios un 15% superiores a los de su competidores y hasta un 50% por encima de los de los astilleros asiáticos, por lo que se decidió poner en marcha el plan que ayer explicó en el Congreso.

oposición
La comparecencia de Aguirre había sido solicitada por el BNG, cuya diputada Olaia Fernández Dávila, señaló que la intervención del presidente de la SEPI fue “una justificación de los incumplimientos de los gobiernos de la Xunta y central” y lamentó que después de todo este tiempo se venga a decir que se acaba de dar el paso para iniciar una consulta formal. “Eso para los trabajadores es una tomadura de pelo”, dijo la parlamentaria. Fernández Dávila puso en duda la voluntad del Gobierno de “pelear” ante la UE en defensa del sector naval y apuntó que si se acude a Bruselas con posiciones de debilidad “nunca nos dirán que sí”. Cuestionó también la construcción del dique porque no está contemplado en los presupuestos  y añadió que si bien “necesitamos creer” en los contratos de Pemex “siguen estando en una situación oscura y extraña”. Finalmente, pidió que la mejora de la competitividad no pase por la reducción de plantilla o de salarios porque “esa no es la forma”.

El diputado socialista Miguel Cortizo ofreció al presidente de la SEPI la “cooperación leal” de su partido para realizar cualquier gestión encaminada a buscar soluciones para la situación de Navantia. Criticó, sin embargo, que desde el Gobierno se haya dicho que la UE veta el dique y solo cuando Almunia aclaró que no hubo consulta formal lo reconozcan. Pidió asimismo una acción comercial decidida, especialmente en Venezuela, donde consideró que existen más posibilidades de lograr contratos.

Desde el PP, Tristana Moraleja agradeció a Aguirre el “baño de realismo” de su intervención, destacó el incremento de acciones comerciales en esta etapa (60 en más de 30 países) y reclamó el apoyo del Gobierno y de la Casa Real, cuando sea necesario, para que estas fructifiquen. n

sábado, 9 de marzo de 2013

El grupo holandés Damen acude a Ferrol a buscar a sus futuros técnicos navales


| Actualizado 09 Marzo 2013 - 02:30 h.
vista de la grúa pórtico del astillero de navantia fene jorge meis
vista de la grúa pórtico del astillero de navantia fene jorge meis
Ante un horizonte laboral absolutamente opaco tanto en los astilleros de la ría de Ferrol como en otros, cada vez son más los profesionales del sector naval con una amplia experiencia que optan por buscar trabajo en el extranjero. Grandes compañías europeas están aprovechando desde hace años la excepcional “cantera” que ofrece esta zona industrial en declive y alguna se anima, también, a captar a sus futuros técnicos cuando todavía están en los últimos cursos universitarios.
A esta modalidad acaba de anotarse el grupo holandés Damen, uno de los principales competidores de Navantia en el área de reparaciones –es responsable de la reciente reapertura de los astilleros de Sobrena, en Francia– y la principal del grupo de empresas que denunciaron en 2011 el tax lease español. La parálisis del naval en nuestro país contrasta con el alto índice de ocupación del que gozan los holandeses, que ahora lanzan un certamen con la intención de captar a los mejores ingenieros navales salidos de las aulas de la Escuela Politécnica Superior de Esteiro, en Ferrol, así como de las escuelas de Madrid y Cartagena.

Así, el “Damen Whitepaper competition Spain 2013” anima a los estudiantes de últimos cursos de Ingeniería Naval o a recién titulados a presentar una propuesta en un máximo de diez páginas, sobre algún concepto técnico o comercial, mejora de proceso o innovación en el ámbito de los nuevos materiales de construcción, productos, sistemas de propulsión, eficiencia energética o instalaciones offshore. A finales de este mes se recogerán las primeras propuestas y en mayo se realizará una selección inicial. En junio se conocerán los ganadores, que tendrán la oportunidad de mejorar su formación en instalaciones de Damen, en los Países Bajos y, posiblemente, iniciar allí su carrera profesional.

sin convenio con navantia
La avidez de astilleros extranjeros por acudir al campus ferrolano en busca de profesionales bien formados contrasta con el hecho de que desde 2010 no se haya renovado el convenio de colaboración que mantenían desde hace años Navantia y la Universidade da Coruña, a través del cual los estudiantes de ingeniería del campus ferrolano realizaban prácticas en la compañía pública. La CIG denunció recientemente este hecho, llamando la atención sobre el anuncio de la propia Navantia de que se ha establecido un acuerdo marco de colaboración con una universidad australiana.

jueves, 7 de marzo de 2013

El veto naval


foto de Beatriz García Couce
1 votos
Tienen alguna duda de lo que responderá la Unión Europea al Gobierno español sobre la posibilidad de levantar el veto que limita al 20 % de la facturación total el sector civil en Navantia? ¿Y a la de que se construya el dique flotante que se demanda para los astilleros de la ría? Yo, permítanme el pesimismo, más bien pocas.

Por varias razones. Pero la principal es que ni Navantia, la afectada por las limitaciones, ni su accionista, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) tienen muchas ganas, ya no de lograr el fin del tan manido veto, sino incluso de hacer la pregunta. Ha quedado claro en la última reunión mantenida en A Coruña con los alcaldes de la Mancomunidad -a los que en primera instancia se llegó a sugerir que liderasen esa iniciativa- y los representantes de los trabajadores.


Además, tampoco hay duda sobre el tono de la consulta, que será en negativo, ya que «se aprovechará para despejar qué inversiones o inyecciones de capital pueden ser inhabilitadas por las autoridades europeas al considerarse como ayudas del Estado». Que es lo mismo que decir que van a preguntar a la UE con un «¿a que no puedo...?». Pero si aún quedase algún resquicio para la esperanza, la empresa insiste en que Bruselas, a cuya puerta llamó de manera informal, no autoriza el proyecto del dique, pero ante la «permanente insistencia de la sociedad gallega» hará de forma oficial la consulta, «todo ello a pesar de los riesgos que implica». Se admiten apuestas.

CONTINÚAN JUGANDO CON NOSOTROS



               A la vista de las repetitivas declaraciones del alcalde de Ferrol, de las diferentes y reiteradas manifestaciones de los responsables del PSOE local y comarcal, y de la postura, generalizada, que están manteniendo todos y cada uno de los diferentes alcaldes de nuestra Ría, cualquiera diría que en Ferrolterra  el apoyo a todo lo que huele a sector naval es unánime y decidido.

  Sin embargo esta agradable percepción de estar, aunque con matices, todos a una, en la medida en que el problema se aleja de Fene esa unidad de criterios se diluye como algo inconsistente, y es tan así, que cuando apenas se llega a la altura de Santiago, algunas posturas son tan endebles que ni siquiera se sostienen por si solas. Pero este ligero olor a confusión o a falacia, que sé yo, que se respira a tan solo cien kilómetros de Ferrol, en la medida en que se aleja y llega al Parlamento Central, en lo que se convierte es en el característico olor a burla, engaño o estafa que durante tantos años padecimos. Un olor, que a estas alturas ya se empieza hacer verdaderamente insoportable.

En Ferrol, insisto, parece que están todos a una. En Santiago comienzan a sacarse la careta y a posicionarse cada uno en el terreno que de verdad defienden y que, según parece, más les conviene. Y ya en Madrid, y liberados, quizá por la distancia, de toda hipocresía, es cuando a cara descubierta dicen y votan en función de lo que realmente más le interesa al partido que representan y defienden, olvidándose totalmente de lo que le dijeron al vecino o incluso al amigo que en ese momento se encuentra a 600 kilómetros de él.

Y la prueba de que todo sigue más o menos igual que antes y que no terminamos de arrancar en lo que es la defensa de NUESTROS intereses, es lo que ocurrió en el Congreso de los Diputados con una Propuesta de Resolución presentada por las gallegas del grupo parlamentario MIXTO – BNG, Olaia Fernández y Rosana Pérez, a raíz del recientemente celebrado Debate del Estado de la Nación.

Lo que estas dos diputadas gallegas presentaron, respecto al sector naval, para su aprobación fue :

Aprobar un Plan específico que contemple la construcción de un Dique Flotante en los astilleros públicos de Navantia en la Ría de Ferrol. Realizar gestiones ante la UE para el levantamiento del veto que pesa sobre Navantia Fene. Desbloquear totalmente las cuestiones pendientes del Tax Lease y clarificar el contrato con la petrolera mejicana para la construcción de los dos buques flotel. Pues bien, ¿Puede haber algún diputado GALLEGO que se muestre contrario a apoyar esta proposición?  Y la respuesta es si, los diputados GALLEGOS del PP y del PSdeG. ¿Pero no es eso lo que, aquí en Galicia, dicen defender todos los partidos?

Pues no, a la vista de lo que acontece, está claro que los dos grandes siguen su particular camino o dicho de otro modo, van a su bola ignorando a todos y a todo lo que no signifique lo que ellos consideran su prioridad. El partido que les puso ahí. Y en esto, tanto el uno como el otro, PP y PSdeG – PSOE, siguen el mismo guión.

¿Cómo se podrá entender y mucho menos justificar, que los diputados GALLEGOS del PSdeG que están en Madrid, voten a favor de la firma de la orden de ejecución del contrato de la segunda fase de los Buques de Acción Marítima (BAM) para hacer en la Bahía de Cádiz y no voten a favor de la construcción del Dique Flotante para hacer en Ferrol, o para que aclaren lo de los Buques Flotel y que Barreras y Navantia Ferrol puedan iniciar ya su construcción?

No, así no vamos a ningún lado. A algunos les dijeron hace treinta años cual era el camino a seguir, y hoy, después de transcurrido tanto tiempo, siguen sin conocer otra senda y por lo tanto, continúan con la misma dinámica. Es decir, mirando solo para su propio ombligo.

 

martes, 5 de marzo de 2013

lunes, 4 de marzo de 2013

Astano, un himno al desempleo


Los cuatro inquilinos con estadía en la Moncloa desde 1983 hasta hoy en día, como así mismo las formaciones políticas del PP y PSOE, mutuamente, son los culpables del declive de la factoría Astano
Entramos al sexto año de recesión, período crítico que en la ferrolana ría de los astilleros se torna como un más difícil todavía al llover sobre mojado, pues desde el inicio de la reconversión del sector naval, el que fuera principal motor industrial de la comarca cumple treinta años sometido a una disminución permanente de la actividad económica que históricamente fue sostén de progreso y desarrollo. Ahora, mientras 20.465 parados aguardan inútilmente una respuesta a sus demandas de empleo, el emblemático pórtico de Astano, signo del apogeo del astillero, se ha convertido en un tótem estático, una inútil mole de dos patas como réplica dual del degradante papel del bipartidismo político, principal culpable de mantener ociosa esta planta naval en tanto el desempleo rompe el techo de lo verosímil.
Es obligado recordar que la sinrazón se desata en 1983, cuando por peaje de entrada, la UE exige a España reducir la capacidad de construcción naval, y el gobierno socialista de González, resuelve tal exigencia a costa de sacrificar Astano, y así por interesada discriminación, el mejor y mas competitivo astillero del país queda excluido del mercado civil, limitando su actividad al mercado off-shore, restricción establecida a la temporalidad límite del 31 de diciembre de 2007. Decir, que aquella decisión de castigo supuso el primer recorte de la masa laboral de la factoría, mermando su plantilla operativa de siete mil a dos mil trabajadores. Primer trancazo asestado con la connivencia de los jerifaltes locales, siendo el proceso de fijación de excedente un repugnante episodio donde el nepotismo político y sindical ya destapaba notorios síntomas de maquinación.
Llegada la etapa Aznar, el tratamiento aplicado a la factoría de Fene en lo que a marginación se refiere, no difiere de su antecesor socialista, pues fueron los populares quienes después de haber asumido compromiso con la UE vinculándose a cerrar toda línea de ayudas estatales a los astilleros públicos, incumplieron aquel acuerdo haciendo todo lo contrario, maquillando las ayudas a través de una torpe operación de fusiones y absorciones sectoriales que suponían una infracción de lo pactado. Tal transgresión propició la incoación de sendas investigaciones cuya resolución recae en el 2004 cuando la UE resuelve como ilegales las ayudar concedidas, de las cuales, paradójicamente, Astano no había percibido cuantía alguna.
Aquella negligencia, reflejo acorde del hacer político del PP, era una nueva oportunidad que abría la puerta a los intereses de otros territorios, dispuestos a proseguir con su obstinación en liquidar toda actividad fabril de la mas valiosa factoría naval del país.
De nuevo por alternancia electoral, es el recién elegido socialista Zapatero quien previo acuerdo con los sindicatos estatales, pacta con Bruselas la no devolución de las ayudas otorgadas por su predecesor popular, a cambio, de la disgregación del anterior grupo naval y su conversión en la actual Navantía, cuya actividad quedaba restringida a la construcción de buques militares. En dicho pacto explícitamente se le prohíbe a Astano toda construcción civil, no pudiendo siquiera acogerse al 20 por ciento de la cuota otorgada a Navantia, añadiendo como colofón la prórroga del veto que del año 2007 se amplía hasta el 2015.
Este corolario de tres décadas cumple el único propósito de correr el velo y destapar de una vez por todas el inútil juego que mantienen el PSOE y el PP,
Aquellas medidas trajeron consigo, además de una nueva merma de empleo, la reducción a la mínima expresión de su potencialidad como astillero, y mientras esto ocurría, los sindicalistas coautores, celebraban con júbilo el premio de unas prejubilaciones de lujo que cerraba la puerta al futuro, siendo aquel presidente quien tapiaba todo resurgimiento al incumplir su deber de impulsar el levantamiento del veto que comprometiera en sede parlamentaria.
En ese baile de sucesión política, a finales del 2011 es de nuevo el PP liderado por Rajoy quien toma el mando del ejecutivo, después de tener asumido electoralmente lo que su ascendiente socialista negara acometer; comprometiendo no solo a dejar sin efecto las limitaciones del veto, sino que ampliaba su oferta al volcar apoyo incondicional a la construcción de un dique flotante, artefacto estratégico para reforzar la oferta de contratación de la factoría.
Transcurrido un año de mandato con mayoría absoluta y el refrendo de un reelegido Feijóo, lo cierto es, que el resultado de un nuevo incumplimiento pasó de mera presunción a una rotunda evidencia, cuya finalidad al margen de las apariencias, no es otra, que acentuar la inviabilidad a toda posibilidad de recuperación y así concluir el proceso de liquidación iniciado treinta años atrás.
Este corolario de tres décadas cumple el único propósito de correr el velo y destapar de una vez por todas el inútil juego que mantienen el PSOE y el PP, y cuya estrategia consiste en utilizar la mudanza política de alternancia como variable, en función a cometidos de gobierno u oposición. Burdas maniobras de unos insolventes que sin resultado se dedican a enredar desde Madrid el futuro del astillero cuya continuidad como todo depende en exclusiva de las decisiones de Berlín... A la vista de los hechos, Astano seguirá siendo un macabro himno del desempleo..!

Navantia renegociará en Bruselas el veto civil a la empresa

El presidente sostiene que la compañía está en una situación complicada que obligará a tomar medidas, que no ha concretado

14 votos
Navantia planteará en Bruselas el fin del levantamiento del veto a la construcción civil de barcos y que se dé vía libre a la financiación pública del dique flotante en la ría de Ferrol. Esas han sido las acciones anunciadas esta mañana por los representantes de la empresa y de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) en la reunión mantenida en la delegación del Gobierno con los alcaldes de la Mancomunidad y trabajadores de la empresa.

En esta línea, el consejero delegado de Navantia, Jaime de Rábago, ha anunciado en la junta que se buscará la «unidad institucional y política» para intentar que la UE ponga fin al veto a la construcción naval civil que pesa sobre la empresa en los astilleros ferrolanos.

Por su parte, el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, ha admitido que la situación de la compañía es complicada, por lo que se tomarán medidas para «garantizar la viabilidad» y para que siga la empresa siendo «publica y estratégica». No obstante, Revuelta ha eludido concretar las posibles medidas de ajuste y ha insistido en que se intentará garantizar los puestos de trabajo, aunque, ha indicado, cualquier tipo de acción se tomará «en consenso con los representantes de trabajadores». El presidente del grupo público también ha asegurado que el buque hotel para Pemex se construirá en Ferrol: «Yo firmé ese contrato con un bolígrafo de la Junta», ha dicho en alusión al gobierno autonómico, y ha indicado que la construcción del buque se iniciará «cuando decida el cliente».
Con respecto al pool de inversores para el dique, Rábago ha dicho que están abiertos a estudiar cualquier posibilidad, y que los cinco millones contemplados para la infraestructura en los presupuestos autonómicos se enmarcan en «esa voluntad» de la Xunta de que se materialice el proyecto.

Sin respuestas sobre el futuro
El alcalde de la urbe naval y presidente de la Mancomunidad, José Manuel Rey Varela, ha manifestado al término del encuentro que se mantendrá la presión ejercida desde Ferrol porque se exigen respuestas sobre el futuro de la empresa y la carga de trabajo. En sus declaraciones dejó entrever que no se habían despejado ni las demandas de los regidores ni las de los trabajadores, extremo que ha dejado a las claras el presidente del comité de Navantia Fene, Jorge Prieto, quien ha avanzado al finalizar el encuentro que los trabajadores iniciarán mañana asambleas para mantener viva la presión. «Si ahora van a Bruselas a negociar el veto, qué hicieron en el último año», ha concluido.

De los alcaldes de la Mancomunidad solo el de Mugardos, Xosé Fernández Barcia, ha declinado asistir al encuentro, convocado después de que los regidores anunciasen que se plantarían en Madrid ante el silencio de la corporación pública.

viernes, 1 de marzo de 2013

Beneficios del Neoliberalismo: La sanidad privada

El PP se olvida del levantamiento del veto.

Ferrol - Viernes 1 de Marzo del 2013

No se ha logrado un consenso en el Congreso sobre el naval ferrolano. El PP trata de inmovilista al BNG

Martes, 26 feb 2013 | Por | Noticias: Naval Imprimir este artículo navantia-3

El consenso alcanzado en el Parlamento gallego para apoyar explícitamente que Navantia construya un dique flotante en la ría de Ferrol no se ha reproducido en el Congreso de los Diputados, donde la única enmienda que pedía específicamente este compromiso con esta comarca ferrolana, la impulsada por el BNG, no prosperó.
La resolución del Bloque pedía aprobar un plan de actuación específico para impulsar el sector naval en el que se contemplase la construcción de un dique flotante en los astilleros públicos de Navantia en la ría ferrolana.

Además, reclamaba gestiones ante la UE para el levantamiento del veto que pesa sobre Navantia-Fene; la presencia del sector en la agenda exterior del Gobierno, con el fin de lograr contratos de buques; el desbloqueo de las cuestiones pendientes para que se aplique de inmediato el tax lease; y la clarificación de los contratos con la petrolera mexicana Pémex.
Sin embargo, los populares hicieron una propuesta de transacción a este documento –que tiene más puntos– en el que el compromiso específico con el dique flotante no aparece, así como tampoco se incluye ninguna mención al tax lease ni a los contratos con Pemex.

Concretamente, el Partido Popular proponía instar al Gobierno a “intensificar las actuaciones que viene desarrollando Navantia, con el apoyo del Gobierno, para garantizar la competitividad presente y futura de todos sus astilleros, incluidos los de la Ría de Ferrol, y en especial, en el ámbito de las reparaciones navales”.
También el texto apostaba por “mantener el apoyo a Navantia en su actividad comercial, tecnológica, de diversificación y de búsqueda de nuevos mercados y áreas de actividad (…) para permitir su viabilidad y sostenibilidad a largo plazo”.

Promesa sin cumplir

“Vuelve a ser una promesa sin cumplir”, ha lamentado en declaraciones a Europa Press la diputada del BNG en el Congreso Rosana Pérez, quien advirtió en su intervención en el hemiciclo que su formación “seguirá trabajando para que se construya el dique que el PP se cansó de prometer”.
Sin embargo, los diputados gallegos del Partido Popular en el Congreso culpan al BNG de mantener una postura “inmovilista” y le recriminan que “se negase a aceptar” la enmienda que hicieron a la propuesta de resolución relativa al ámbito económico.
El Grupo Parlamentario Popular (GPP) lamenta que el BNG se haya enrocado en posturas inmovilistas y se haya negado a aceptar una enmienda a la Propuesta de Resolución número 7 del Debate del Estado de la Nación con la que se pretendía apoyar al sector naval gallego y a infraestructuras de vital importancia para la CC.AA., como el AVE. El acuerdo no ha sido posible porque la enmienda popular no ha sido aceptada por los nacionalistas gallegos, por lo que no ha podido votarse.

La enmienda del GPP rechazada por los nacionalistas apostaba por apoyar la consecución de carga de trabajo para los astilleros ferrolanos y pedía al Gobierno que se intensificasen “las actuaciones que viene desarrollando Navantia para garantizar la competitividad presente y futura de todos sus astilleros, incluidos los de la Ría de Ferrol, y, en especial, en el ámbito de las reparaciones navales”.
El objetivo de los populares gallegos era que el Ejecutivo mantuviese el apoyo a Navantia para permitir su viabilidad y sostenibilidad a largo plazo y, por ello, la enmienda planteada recogía un punto relativo al apoyo del Gobierno a Navantia para su actividad comercial, tecnológica, de diversificación y de búsqueda de nuevos mercados y áreas de actividad en un contexto económico difícil y de dura competencia internacional.